Desafío: ¿Eres capaz de dibujar un cuadrado con tres líneas?


Creo que ya lo he dicho alguna vez, me encantan los juegos y acertijos de lógica. Nunca está de más llevar uno de estos retos aprendido para romper el hielo en alguna reunión social, animar a un poco el ambiente o, por qué no, ganar alguna apuesta ocasional.

Este tipo de juegos se prestan a ser usados para conseguir alguna que otra cerveza gratis, ya que la gente tiende a sobrestimar sus capacidades y a intentar resolverlos de forma lógica. Por regla general, la solución a estos enigmas se encuentra al plantear el problema desde una perspectiva diferente a la habitual.

Hoy te traemos uno de estos juegos. Es sencillo, rápido y tan solo necesitarás un papel y un bolígrafo. Te lo explico a continuación.

 ¿A qué no eres capaz de dibujar un cuadrado o un rectángulo con 3 líneas?
problema-de-logica

Toma papel y lápiz e inténtalo, dibuja un cuadrado con 3 líneas.

Si no has sido capaz de conseguirlo, abajo tienes la solución.

(más abajo)

Solución

En primer lugar te decimos que la solución al problema es bastante sencilla, todo radica en la forma en la que interpretemos el enunciado, a partir de ahí todo va sobre ruedas. Sigue leyendo.

Primero dibuja un cuadrado o rectángulo

el-acertijo-del-cuadrado-coon-3-lineas-2

Si, cómo el de la foto. Tranquilo, pronto entenderás todo.

Ahora dibuja tres lineas dentro de él

el-acertijo-del-cuadrado-coon-3-lineas-1

A estás alturas es probable que te estés riendo y pensando “anda ya, ¿en serio?”. Pues sí, la solución al problema es tan sencillo como interpretar, literalmente, el enunciado del acertijo. La mayoría de la gente da por sentado que debes dibujar el propio cuadrado utilizando tan solo las 3 líneas, cosa que es imposible, pero en ningún momento dijiste algo así, eso es algo que los demás supusieron por lógica.

Como habrás podido observar un error de comprensión puede dar lugar a diferentes malentendidos. Esta pequeña adivinanza nos sirve, además de para ahorrarnos alguna copa, para darnos cuenta de que no debemos dar por sentadas demasiadas cosas, ni afrontar las situaciones siempre desde un mismo punto de vista. A veces las cosas pueden verse de una forma distinta con tan solo cambiar un poco el enfoque.