El esposo ahorrativo.


Es sin duda uno de los juegos más peligrosos en una pareja, adaptando los conceptos del Dr. Erick Berne; este tipo de hombre es sumamente hábil y complicado, su perfil suele ser de personas inteligentes, con buenos trabajos, pocos vicios, responsables, pero con una naturaleza perversa.

Normalmente sus parejas son amas de casa, que depende económicamente de él, mujeres que les gusta verse bien, tener un buen carro y casa bonita.

En este caso los problemas comienzan cuando el hombre se vuelve ahorrativa-mente precavido, comienza darse cuenta que el dinero no alcanza, que se gasta mucho y la solución es ahorrar. Se vuelve un hombre decidido, su ahorro comienza hasta en ahorrar en el desayuno, si antes gastaba en desayunar en la calle ahora pide lonche o él se lo hace, con tal de ahorrar unos pesos; aunque la intención real es decir a su esposa “mi amor tú tampoco gastes en tonterías”.

El marido se comienza a hacer un cruel jugador, ahora se fija en los gastos de la comida, al acompañar a su esposa en las compras, muestra su capacidad de análisis de precios, costo y beneficio, lo cual es otro claro mensaje para la esposa, de que necesita cuidar el dinero, cosa por la cual no se preocupaba antes.

El marido que antes iba al gimnasio de moda y compraba ropa de marca, ahora le da por caminar en el parque y la ropa deja de ser importante; la esposa se confunde más, el ejemplo de su marido es verdadero, va enserio, y al parecer tiene razón; se a vuelto ahorrativo y precavido.

Así el marido que antes daba libertad financiera a la mujer, y que esa era la ocupación principal de ella en el hogar, hoy se ve invadida, asesorada y juzgada por su marido. El hombre inteligente le hace ver con sus decisiones que ya no puede gastar en sus bolsos caros, joyas, ropa elegante, o al menos la hace sentir incómoda cuando gasta, los gestos también hieren.
El hombre ahorrativo es tan peligroso que hace sentir insegura, inútil, derrochadora y poco precavida a la mujer, incluso culpable de la poca liquidez de la familia.

Todo tiene una solución, es la comunicación, plantear las emociones y hablar claramente sobre las molestia en la relación, nunca dejar que exploten.