Mi vida después de ti


530114_512026605500286_319922000_n

Soy una de esas personas en las que cree que el verdadero amor pasa una sola vez, ese que te hace sentir mariposas en el estómago, alegría, ilusión, felicidad, ese te que hace tocar el cielo con las manos.

Me enamoré perdidamente de un hermoso chico, y estar junto a él era lo más bello para mí, sentir su cariño, amor… Lo era todo. A veces pregunto por qué terminó si, tan dulce, bello y grande era nuestro amor, me duele que de mí estando cerca estés lejos, y que nunca en la vida me volverás a decir te quiero.

Ha pasado un año, y lo extraño mucho, sus buenos días al despertar, escuchar como le fue en su día, su cariño, su tolerancia, su confianza y su todo.

Aunque tengo muchas personas a mi alrededor apoyándome, dándome amor, dándome fuerzas y alegrías, yo lo extraño y lo quiero a él.

Sí, aún te quiero, no puedo olvidarme de ti, me persiguen tus recuerdos, y tus palabras tras de mí, aquellas que me ilusionaron y que hicieron que mis días oscuros se hicieran claros.

¿Quién puede afirmar que amar es fácil? No lo es, amar a alguien que se ha ido es difícil, pero es mucho más duro tener a alguien que lo da todo por ti y no valorarlo porque el corazón no entiende de razones, y aunque mi razón está segura de que olvidar es lo mejor, mi corazón se empeña en hacer lo contrario.

Nuestras vidas han cambiado pero mi amor sigue allí, aunque hay otro en su lugar, y otra en el mío,
Él ya me ha olvidado, no me escribe si yo no lo hago, no le interesa saber cómo estoy y lo que más me duele es que no muestra algún gesto de interés de lo que nos pasó, para él sólo acabó, mientras que yo vivo las crónicas de un amor fracasado, sufro la derrota de un corazón destruido y lloro el olvido de mi amado.

Dicen que el amor no mata pero mi vida se fue tras ese adiós. Sólo espero volver a nacer de las cenizas del olvido para construir nuevamente mi camino.