El pasado, enemigo de las relaciones.

El pasado, enemigo de las relaciones.

Las mayorías de las relaciones son complicadas, 50 de cada 100 bodas son el inicio de su futuro divorcio. De los 50 restantes sólo 15 dicen ser felices.

Las relaciones entre pareja son campos de batallas latentes, campos minados, terrenos reactivos que en un instante pueden pasar de un momento agradable a un momento desagradable para el olvido (más para recordarlo en el futuro).

Uno de los graves problemas son los almacenamiento de la memoria, los resentimientos son bombas expansivas que al ser activas se dejan venir como olas de lava hirviendo que provocan un holocausto emocional.

En una pareja siempre hay razones para estar felices, los 2 tienen la intención de pasarla bien, los 2 tienen voluntad, incluso dicen quererse; pero si hay resentimientos, sólo es cuestión de una chispa, para formar un infierno.

La responsabilidad siempre es de los 2, los pleitos son entre 2; para evitarlos, debes estar consciente una relación conflictiva tiene en las 2 partes una “revoltura” de emociones que no SON FÁCIL de controlar; una relación dañada tiene una mezcla de : Amor, cariño, odio, celos, resentimiento, amistad, miedo, culpa, duda, desprecio, admiración, ofensas, logros alcanzados, mentiras, etc. Esto hace difícil de convivir.

Cuál es el camino, el camino correcto es tener la habilidad de identificar cada vez que pisas una mina, tener la habilidad de no activarla, aunque la pises tú o tu pareja; no es fácil, muchas veces la pisarás y te darás cuenta y aún así te explotará, otras veces lo hará en tu mano, otras en tu rostro, pero es una hábito que necesitas fortalecer, no darte por vencido.

Necesitas aprender con humildad de cada vez que cometes el error de activar las bombas expansivas, aprender de ello y no volver a caer en el mismo hoyo.

Se necesita mucha paciencia y obstinación para alcanzar el hábito, pero es en benéfico personal, recuerda que en los pleitos y discusiones siempre los 2 oponentes salen heridos, pero en el de las parejas, normalmente el ganador es el que sale más lastimado.

Sólo hay una cosa que hacer con el pasado, dejarlo en su lugar, no permitas que un impulso lo active, sobre todo cuando lo usas como arma letal contra un ser querido.

P. D.
Si gustan compartirlo y darle like a la página.