Él siempre me impresionaba


Aún que muchas personas lo niegan, el primer amor es la forma más pura de amar, de verdad he deseado poder volver amar de esa forma.

Mi primer amor fue a las 14 años, yo era una niña literalmente y en cambio él tenía 18 años, nunca importó la edad la verdad éramos como si no existieran números.

De él aprendí lo que es amar y odiar. Toda relación comienza bien y está no fue la excepción, yo era esa adolescente emocionada por qué un tipo mayor se interesaba en ti, era un sueño, no podía creer que se tomará el tiempo de querer a una niña, él no era mi hombre perfecto pero era mi ideal en ese momento. Con él empecé a ser distinta persona y creo que me ayudó a madurar muy rápido pero nunca dejaba de ser una niña. Me encantaba tenerlo en mis brazos y sus besos. Con él rompía las reglas de casa, con él disfrutaba lo poco o mucho que tenía, con él aprendí a leer miradas y con él aprendí a querer y amar.

Él siempre trataba de impresionarme y lo lograba siempre.

Descubrí muchas cosas junto a él y a veces era demasiado bueno conmigo. Todo el tiempo estábamos juntos, él tocaba la guitarra y perdí la cuenta de cuentas canciones me cantaba al día y de cuantas veces intentaba enseñarme a tocarla. Me encantaba verlo y oírlo, eran cosas que podía estar haciendo por horas. Siempre tenía un plan, ya fuera desde ir por un café, a disfrutar el aire y demás hasta querer llevarme hasta Berlín, que claramente eso no fue posible.

Me llevó a conciertos de mis bandas favoritas y me llevo a conocer todo lo que quería y todo junto a él. Era muy perfecto para ser tan pequeña. Claro con él tuve mi primera vez, realmente no fue el momento más romántico de la vida pero él siempre respeto hasta donde quería llegar. Y no sólo amaba esos días llenos de aventura y demás también me gustaba esos días donde decidíamos no hacer nada de la vida y me encantaba estar horas con él hasta que su olor se quedara en mí, y demás.

Todo empezó a empeorar cuando salíamos con sus amigos. Para ellos era muy chica y tonta, él siempre me defendía. A él no le gustaba bailar pero en una fiesta un amigo me invitó a bailar yo acepté por no ser grosera y me dijo que si ya sabía que todo eso era una apuesta. Yo me reí y no dije nada y me siguió diciendo el premio es un simple demostrar que sí pudo con la quinceañera. Yo le fui a reclamar y el parecía preocupado pronto se paró y me pido que nos fuéramos.

Desde ese momento todo empezó a andar mal, me llevó  al carro y me dijo que no anduviera creyendo nada de nadie, yo realmente estaba espantada y llorando y se puso en una situación muy alterado. Me bajé del coche, corrí y le dije que era un desconsiderado y demás.

Realmente me sentía mal de haber sido tanto tiempo su juego. Como era de esperarse, me busco hasta que logró encontrarme me pidió perdón y aceptó que todo había sido una apuesta, llore tanto y ya no quería regresar con el pero algo me lo pedía a gritos que lo necesitaba, la relación siguió pero más dañada que nunca, después de eso solamente era un tema meramente sexual nuestra relación, sólo nos veíamos para eso.

En una ocasión le comenté que mi periodo no venía. Él pronto contesto que él no aceptaba nada de eso. Me puse muy mal porque tenía apenas 17 años, ¿cómo me pedía eso? Era un desgraciado me pidió que lo abortara para poder seguir, yo realmente ni siquiera sabía si estaba embarazada o no, por parte de las demás personas siempre me preguntaban si estaba enferma o algo realmente esa etapa de la relación me decaí mucho ya no era yo, era suya.

Me recogió a la salida y venía con otro chavo, me llevó a una casa muy afuera de la ciudad y yo estaba muy confundida. Empezaron a tomar y yo no quería estar ahí, el otro chavo empezó como a drogase y me veía muy feo. Mi ex me pasaba una bebida que cada vez me mareaba más y más, y solo recuerdo cómo me abrazaba a él para no perder el control, me quedé ida y cuando desperté sola estoy en una cama. No hay nadie pero de pronto siento un dolor muy grande en el vientre y veo cómo estoy sangrando, le grite tan fuerte como pude, estaba en pánico, era demasiada sangre. Me llevó a urgencias y cuando me atendieron me dice que tuve un aborto espontáneo, no podía creer lo que escuchaba, había perdido al bebé que no estaba segura si existía, me dolió muchísimo y aún me duele por qué estoy segura que él fue quien me hizo que lo perdiera.

No podía contarle nada de eso a mis papás tenía mucho dolor y demás. No quise verlo me fui en taxi a casa y estaba más destrozada que nunca, perdí a mi bebé y no sé qué más me habían hecho. Él no se daba por vencido me buscó y yo lo esquivaba hasta que una vez me metió al carro, parecía desesperado me llevó hasta un lago y no platicamos nada. Era un lugar que me recordaba los momentos valiosos a su lado empezó a columpiarme y de pronto lo tenía arrodillado con un anillo pidiéndome que me casara con él, claro que le dije que no, pero su cara sus ojos azules y demás me llenaban de nostalgia, si quería al viejo Guti no al nuevo, apenas y tenía 17 y no podía hacerme tanto daño al casarme con él.

La tercera es la vencida me convenció de regresar con él, él sabía qué decir y como influir en mí, él se mudaba de cuidad y yo me quedaba ahí parecía ser buena idea para mantener tranquila la relación, me visitaba cada fin de semana, eso funcionó un poco pero me empezó a ser muy celoso, y me imploro que me fuera a vivir a la cuidad de él, logré convencer a mis papás, claro que no les dije la verdad, llegue y me trataba como al comienzo de la relación, luego hacía muchas fiestas en su dopa yo estaba ahí, varias veces me dejaba sola y él se iba, regresaba y me corría del cuarto, él me mandaba y maltrataba como quería, un día estaba harta de todo eso y me fui, solamente sin gritos ni nada, el por fin comprendió tal vez todo el daño que me hacía o ya se había aburrido de eso.

Me regreso toda mi ropa y cosas que tenía con el rotas y llenas de polvo, se despidió de mí diciendo tiernamente diciéndome que era una hija de puta, me dio un beso en la frente y arranco, me dejo ahí parada sin aliento, sin nada. Todo eso terminó tan rápido, nunca pensé que lo podría haber hecho fueron muchísimas noches sin poder dormir de tanto llorar por tantas cosas que habían pasado y no me daba cuenta, fueron días muy malos y llenos de tristeza, coraje y demás, pero él me enseñó a enfrentarme a la vida y a salir de esa zona de confort, la última vez que me entere algo de él era que está esperando un bebé y que es muy tierno con su pareja, doy gracias que encontró quien sacara su parte buena en todo momento y con quién sí puede formar una familia.

Me lo encontré una vez en una plaza lo vi tan sonriente, el corrió a saludarme y llegue conclusión que fue lo mejor que pudimos hacer separarnos, si bien de nuevo el destino hizo las cosas correctas con personas indicadas. Esa vez solo pude pensar que ya sentía nada por él.